RECURSOS NATURALES

Embalse de los Canchales

Embalse de Los Canchales (Zona Especial de Protección de Aves), este embalse con una extensión de 600 ha., recoge las aguas del Río Lácara y se constituye como pieza fundamental en los regadíos de la comarca, contribuyendo a la regulación hídrica de los caudales y generando ecosistemas cargados de biodiversidad.

Está rodeado por dehesas y un poco más al sur por grandes extensiones de cultivos de regadío. Así numerosas especies hacen uso del embalse o de su medio circundante en su ciclo diario, siendo área de reposo, alimento o cría.

Las peculiaridades ecológicas del espacio protegido han favorecido la presencia de una rica avifauna. Entre estas podemos desatacar la presencia de una buena población de Charrancito Común (Sterna albifrons), Canastera Común (Glareola pranticola), Cigüeña Común (Himantopus himantopus) y Garceta Común (Egretta garzetta). También existe una buena concentración de Grulla Común (Grus grus) invernantes.

Cuenta el embalse con un Aula de la Naturaleza situado en la Finca “Las Cabezas”, donde se invita al visitante a conocer este espacio a través de exposiciones, murales y audiovisuales que muestran las distintas actuaciones que se han llevado a cabo para compatibilizar el uso social del embalse con la conservación del medio.

Además el embalse es coto de pesca de la D.H del Guadiana, donde poder capturar carpas, pudiendo solicitar los permisos en la Cafetería Martín de La Garrovilla.

Parque municipal

Uno de los lugares recomendables para pasear, leer o charlar es nuestro Parque Municipal.
Comenzó a levantarse en 1941 sobre el solar del antiguo cementerio católica. Con anterioridad, el Ayuntamiento había adquirido varias fincas urbanas en sus alrededores para ampliarlo, es el caso de los situados en los lugares conocidos como Los Silos y el Barreal, y expropiado a Sócrates Codes un pozo próximo para el riego.

A propuesta del Jefe Local de Prensa y Propaganda de Falange Espa ola, en 1938, se proyectará la Cruz de los Caídos, (nombre que se le dio al Parque), una Capilla y un Paseo; encargándosele a Francisco Gragera el dise o y replanteo de los primeros árboles y plantas resistentes que, ya en 1942, estaban plantados, (Acacias, Falsos Pimenteros, Cedros, Romero, Crisantemos…).

También se instalan bancos de madera y el maestro de obras municipal Antonio del Viejo Barrena, construirá 72 pilares octogonales de 3 metros para formar pérgolas. El 1945 el maestro alarife Francisco Cabezas García, presentará el proyecto del Kiosco que se construirá en el lugar que hoy conocemos.

Uno de los problemas fue el riego de los jardines, pues el lugar se encuentra emplazado en un terreno alto y pedregoso, y el pozo contaba con un escaso manantial. Por los a os 56-57, se abre otro pozo de mayor manantial y agua fina que hubo de ser cegado al derrumbarse las paredes.

Por último, a espaldas de la cruz, se construyó un gran depósito, (donde existía una estrella de ocho puntas que abovedaban con sus copas unos cipreses), que suministraría el agua necesaria.

El Parque ha tenido varias ampliaciones, la primer por los a os 50, siendo Alcalde Pedro Pinilla, se plantaron falsos pimenteros y nuevos árboles en la zona norte. Siendo Alcalde Francisco Alarcón, en 1960, al ser insuficiente la iluminación se instalarán nuevos puntos de luz, en 1967 se creará el Parque Infantil y, entre 1973 y 1974, se harán las obras de cerramiento.

Con la Alcaldía de Juan Carlos Molano, se construirá una pista deportiva, un circuito de footing, en 1981 se acordará la desafección de los terrenos denominados “la Hoyailla”, para la construcción del Hogar del Pensionista y en 1986, un estanque para patos, ocas y peces.

En la actualidad cuenta con 26.000 metros cuadrados de superficie. Todas estas transformaciones han ido configurando el aspecto actual de nuestro Parque, un lugar para el ocio y el entretenimiento.

Finca municipal las Cabezas

Laguna de las Encantadas

La Laguna se encuentra a unos pocos kilómetros de la población por el “Cordel de Barbaño”, vía pecuaria medieval que enlazaba con la Cañada